19-09-2020 / Redacción
 
Michoacán unido por la Paz y la Reconciliación
Desarrollo conjunto de estrategias multidimensionales dadas por los diferentes órganos y órdenes de gobierno, así como las iglesias y la sociedad civil
La actual situación de violencia e inseguridad que padece nuestro estado de Michoacán nos hacen reflexionar la necesidad de contribuir todos a la Construcción de la Paz y la Reconciliación.

Ante esta triste realidad es preciso prever e integrar estrategias, ya que es importante considerar que se está generando una cultura de violencia, que está promoviendo un estilo de vida con sus expresiones muy propias, que va abriéndose paso en los diferentes sectores de la sociedad, consideró Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia.

"Estamos viviendo un momento muy importante y de trascendencia para
nuestro estado de Michoacán, para la Iglesia Católica y las demás iglesias, para las organizaciones e instituciones de la sociedad civil, y de manera muy especial para todos los que vivimos en este Estado.

El pasado 17 de septiembre, de manera virtual, nos reunimos en Sesión
Solemne, para la toma de protesta de los nuevos miembros del Consejo
Michoacano para la Construcción de la Paz y la Reconciliación. Como instituciones:
la Iglesia Católica, el Consejo Interreligioso, el Gobierno Federal, el Gobierno Estatal, municipios, organismos civiles, instituciones educativas y ciudadanos
interesados en mejorar las condiciones sociales de paz y reconciliación en nuestro estado, unimos nuestras fuerzas, para hacer frente a los efectos que tiene la inseguridad y la violencia que vivimos los michoacanos.

El Comité Directivo ha tenido a bien nombrarme presidente del Consejo
Michoacano para la Construcción de la Paz y Reconciliación. Quiero en esta
oportunidad agradecerles por la confianza que me han manifestado para que yo presida este Consejo. He propuesto dos aspectos para hacer un camino conjunto como Consejo Michoacano: civilidad y diálogo. La civilidad es que todos nos aceptamos como somos; construyamos una sociedad que nos de identidad y que
tengamos como instrumento el diálogo que será lo fundamental para ir
construyendo una sociedad más fraternal, humana y en Paz, agregó.

Con la creación de este Consejo, estamos atendiendo el llamado que nos hace el Papa Francisco en la nueva encíclica que firmará y dará a conocer el próximo 4 de octubre en el Templo donde reposan los restos de San Francisco de Asís, la cual
se titula "Fratelli tutti".

La llamada es a crear un ambiente de cordialidad y amistad, para generar
una cultura de paz, que promueva los valores universales: honestidad,
responsabilidad, sinceridad, transparencia, lealtad, servicio, solidaridad, llevarlos en
el testimonio de vida. Ser capaces de dialogar, de conciliar, de resolver conflictos, de acercarnos a quien se encuentre viviendo una situación de injusticia y solidarizarnos con él; encontrar los caminos para evitar que se violen los derechos humanos y para fomentar la grandeza y dignidad del ser humano.